Sábado, 25 Septiembre 2021 13:05

Gertz Manero se autopaga con `casota´ en su paso por la rectoría de la UDLA con cede en CDMX

Escrito por Redacción/Revista Proceso
TWITTER TWITTER

En 2012 la Universidad de las Américas Ciudad de México, representada por su entonces rector Alejandro Gertz Manero, adquirió una casa en Las Lomas como pago a él mismo como parte de un supuesto adeudo de la casa de estudios. La residencia forma parte de los bienes que el fiscal no ha hecho públicos

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– El fraccionamiento es casi impenetrable. Sólo ingresan los residentes y sus invitados. Las entradas de esta privada en la exclusiva área de Las Lomas, en la Ciudad de México, están vigiladas por policías y en las laberínticas calles patrullan camionetas de seguridad privada. En uno de los retornos, siete agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) y cuatro autos Dodge Charger blancos resguardan una enorme residencia. Es uno de los secretos del fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero.

En 2018 el funcionario se hizo de una propiedad en un exclusivo fraccionamiento de alta plusvalía en la alcaldía Miguel Hidalgo, pero desde que asumió su cargo actual en 2019 no ha hecho público su patrimonio.

El semanario Proceso acudió a la propiedad antes descrita, pero por seguridad del funcionario y para no vulnerar sus datos personales, se omitió la ubicación exacta.

La reportera solicitó una entrevista con el fiscal a través del área de comunicación de la FGR, pero no hubo respuesta.

El 29 de octubre de 2012 la Universidad de las Américas, A.C. (UDLA), representada por su entonces rector, Alejandro Gertz Manero, compró el terreno de 451.11 metros cuadrados con uso de suelo habitacional, por 4 millones 950 mil pesos, de acuerdo con el folio 461377 del Registro Público de la Propiedad (RPP).

Seis años después, la asociación civil pagó con esa residencia un supuesto adeudo que tenía con Gertz Manero, quien –según el domicilio que presentó al momento de la operación– residía en la casa colindante.

Gertz Manero es rector de la UDLA en la Ciudad de México desde 1995 y mantiene el cargo en esta institución privada hasta la fecha, de acuerdo con el organigrama del centro educativo, aunque en la experiencia laboral que asentó en su declaración patrimonial señala que fue rector de esa universidad hasta 2018.

Esa casa de estudios sostiene una disputa desde 2007 por el registro y el uso de la marca “Universidad de Las Américas” en contra de la Fundación Universidad de las Américas Puebla (FUDLAP).

La Universidad de las Américas, A.C. fue fundada en 1940 en la Ciudad de México. En 1966, en Cholula, abrió sus puertas la Universidad de las Américas Puebla. Ambas instituciones se separaron legalmente en 1985, luego de un conflicto institucional. Desde 2000 el hoy fiscal comenzó a tomar el control total de la UDLA capitalina mediante actos de dominio.

Como rector, Gertz Manero compró en 2012 la residencia que unos días antes iba a ser adquirida a título personal por una de sus tres hijas, Alejandra Gertz Loizaga, quien desde 2014 es asociada de la UDLA.

El 11 de octubre de 2012, ante el notario público de su confianza, Francisco Javier Arce Gargollo, se dio un primer aviso preventivo de compraventa del inmueble de folio 461377 a favor de Gertz Loizaga. Pero el día 22 del mismo mes Arce Gargollo emitió otro aviso a favor de la UDLA; el 30 se canceló el primer aviso a favor de Alejandra y la residencia fue adquirida por la UDLA.

Los estatutos de la Universidad de las Américas (número 102,873, formalizados también ante el notario público Javier Arce Gargollo) establecen que, para cumplir sus objetivos exclusivamente “educativos, y caritativos”, la asociación podrá adquirir bienes muebles e inmuebles, pero el “patrimonio de la Asociación se destinará exclusivamente a los fines propios de su objeto social”.

Sin embargo, el domicilio que Gertz Manero adquirió con la universidad nunca ha tenido un uso educativo o cultural, sólo residencial.

El artículo 13 de los estatutos, sobre conflicto de interés, señala como norma permanente e invariable de los asociados el no tener ningún interés empresarial, contractual, profesional ni financiero con la institución, que pudiera dar como resultado un conflicto de interés o un daño patrimonial a la misma.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2343 de la revista Proceso
contraparte.mx
© contraparte.mx | 2021
Calle Orión No. 13 Interior 7 Fracc. Villa Satélite La Calera, Puebla, Pue. CP 72564 Tel. (222)2-16-00-51. Todos los derechos reservados, Contraparte Informativa y Periodística S.A. de C.V, de no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, edición y cualquier uso de los contenidos de este portal.